¡Aquí en Tula, nació la famosísima “cuera” tamaulipeca!

    65

    Tula es un poblado, ubicado en el estado de Tamaulipas, se erige sobre un terreno que entremezcla el bosque y el desierto, dando vida a paisajes sumamente contrastantes. Aunque es uno de los Pueblos Mágicos menos explorados, en su interior alberga ricas tradiciones que dan fe de las antiguas civilizaciones que la habitaron y de los movimientos revolucionarios que en su seno se desarrollaron.

    Tula también es famoso por sus elaboradas artesanías y exquisita gastronomía, pero sobre todo por que aquí nació la conocida cuera tamaulipeca, una emblemática prenda de vestir de la región. En sus construcciones de adobe con balcones de hierro forjado podrás reconocer el pasado y las costumbres de una ciudad que hace más de cien años fuera la capital del estado y una de las más hermosas del noreste del país.

    El origen de la cuera tamaulipeca, según nos relata don Santos Reyna Reyes, quien viene de una familia indígena procedente del estado de San Luis Potosí, su abuelo, Porfirio Reyna Mata, gamucero indígena, vino a Tamaulipas a radicar al municipio de Bustamante, a la hacienda de El Caracol de Álvarez, hoy ejido El Caracol, la cual fue su residencia definitiva.

    Don Santos Reyna Reyes, transmite con mucho orgullo lo que su padre le aprendió de sus antepasados, quienes se dedicaban a trabajar la gamuza haciendo pantalones y cueras, por lo que en 1913, época de la revolución, cuando se encontraba en levantamiento el General Alberto Carrera Torres el cual, perseguido por los federales, andaba por el monte, así como los trabajadores también andaban huyendo de la hacienda de la Joya de San Francisco de Lázaro y fue cuando, en ese lugar ordenó el General Alberto Carrera Torres, una cuera color piedra con adornos amarillos la cual fue hecha en color gris en un taller improvisado en la cueva de un arroyo perteneciente a la hacienda de la Joya de San Francisco.

    Al terminar dicha cuera, tiempo en que se hizo el levantamiento contra los soldados amarillos, -como les decía a los federales- se fueron con el general a dar el primer ataque a Tula, el cual fracasó, pues no pudo entrar con su gente, sino hasta cuando los soldados dejaron la plaza; se estableció en ella y formó el taller frente a la plaza, constaba de 150 máquinas de coser, para maquilar cueras de gamuza, recolectando material de los diferentes municipios del estado como San Carlos, Cruillas, Jiménez, Padilla, Villa de Casas, Jaumave, Miquihuana, por lo que el taller sólo se encargaba de confeccionar las prendas, de las cuales una eran para Emiliano Zapata, otras para el General Francisco Villa y por supuesto las del General Alberto Carrera Torres.

    Después de la revolución sirvió hasta el año de 1929. El General Alberto Carrera Torres reclutó a todos los artesanos de la región; talabarteros, jarcieros, gamuceros, fusteros, herreros, hojalateros, zapateros, y a la pregunta que le hiciera el gamucero Porfirio Reyna Mata, de para qué reclutaba tanto artesano, el general contestó que era con el fin de contar con su mano de obra para las necesidades de sus soldados.

    En 1913 Dionicio Reyna Ortega era jefe de los cuereros y cuando lo mataron quedó en su lugar Rosalío Reyna Ortega, padre de nuestro narrador, hasta 1916, en que fusilaron al General Alberto Carrera Torres, desintegrándose en ese entonces el taller, aunque ellos siguieron trabajando en forma independiente.

    “Luego huimos a la sierra porque nos perseguían, y así anduvimos huyendo hasta 1920, donde también trabajaban, aunque en menor escala a los Carrera Torres; ya para ese entonces mi padre ostentaba el nombramiento de Capitán Primero.

    Después de 1916 el también General Francisco Carrera Torres, les ordenó trabajar en el mismo ramo de la gamuza en el municipio de Miquihuana, en la sierra de La Marcela, donde vivía Doña Juanita Torres de Carrera, madre de los Carrera Torres, -cinco hermanos con el grado de general“.

    Don Dionicio siguió trabajando con el General Francisco Carrera Torres, para el cual hacía cueras que obsequiaban a otras personalidades. “En 1917 estuvimos en el municipio de Miquihuana, el General tenía un campamento en La Marcela, Tamaulipeca, municipio de Miquihuana”.

    Tratando de llegar al origen de la cuera Tamaulipeca, continúa platicando don Santos Reyna Reyes, que el iniciador del dibujo en piel blanca, fue el talabartero Alberto Orozco, que ya en 1913 hacía huaraches en gran escala y los adornaba de esta manera para agilizar sus ventas.

    Comenta don Santos Reyna que la última cuera hecha por su papá, fue para el licenciado Miguel Alemán Valdéz, que en ese entonces era candidato a la presidencia de la República, prenda ordenada por el General Francisco Carrera Torres, Jefe de Operación de San Luis Potosí, y por el también General Fausto Carrera Torres.

    Con orgullo relata don Santos que lo mandó llamar don Gonzalo N. Santos por medio del cual le pidió a don Francisco Carrera Torres que lo contactara con don Santos o sea nuestro narrador, para tomarle medidas al General Lázaro Cárdenas del Río, Presidente de la República en ese entonces, para hacerle un cotón vaquero al estilo Michoacán, y recuerda que lo hizo con 18 gamuzas. Su trabajo era considerado de tan intachable calidad que confeccionó cueras para personas muy importantes.

    En el gobierno del ingeniero Marte R. Gómez, trabajó con su papá en el mismo ramo de confeccionar cueras, recibiendo sugerencias del ingeniero Marte para mejorar el dibujo de los adornos. Después del gobierno del ingeniero Marte R. Gómez, trabajo con don Gonzalo N. Santos, haciendo cueras, las cuales maquilaban en Tula donde residía y las enviaba a la hacienda de la Jarilla de San Luis Potosí, cerca de Tamuín.

    En el gobierno del doctor Norberto Treviño Zapata, trabajó en la casa del Arte, en el taller de escuela durante el día, y por las noches en varios centros culturales enseñando la artesanía de la gamuza a señoras costureras, vistiendo muñecas con enagua, falda y cuerita, así como el traje estilo San Carlos.

    De los centros culturales que recuerdo de ese entonces son el de la Colonia Mainero, el de 12 Carrera Torres, el 20 Berriozábal, el del 21 y 21 Hidalgo. En todos ellos se impartían clases de confección de cueras, faldas y bolsas de mano, contándonos que en ese tiempo fue retirado de su trabajo.

    Demuestra especial estimación por el doctor Norberto Treviño Zapata y continúa relatando que aún recuerda su entusiasmo e interés por sacar a la luz el folklore tamaulipeco y darlo a conocer en todo México, así como en importantes ciudades del extranjero, lo que fue logrado exitosamente.

    Nos dice don Santos que el doctor Treviño Zapata fue el pionero en promover el arte tamaulipeco, brindándole decidido apoyo. Don Santos Reyna Reyes, es una persona de edad avanzada, de clara memoria y recio carácter, que a pesar de estar imposibilitado para caminar, a consecuencia de una embolia cerebral, no pierde el interés por la vida.

     

     

    TRADICIONES

    Día del Señor de Amparo

    3 de Mayo Veneración al Señor del Amparo en la capilla de las Angustias, acompañada por bailes, pastorelas y cuadros de danza (a pie o a caballo).

    Día de San Isidro

    15 de mayo Celebración casa por casa que inicia el día 14 por la noche y concluye el 16, con danzantes de infantería y caballería, acompañados de violín y guitarra.

    Semana Santa en El Contadero (Tula-Ocampo).

    Este Santuario se localiza entre los límites municipales de Tula y Ocampo. Se trata de una pequeña gruta donde se encuentra grabada la imagen de Guadalupe, la cual es venerada con cánticos y letanías por peregrinos del altiplano, de la huasteca potosina y tamaulipeca. A los pies de la montaña donde se ubica el santuario, se conforma un pequeño poblado provisional en torno al ojo de Agua de Callejones.

    Día de San Antonio

    13 de junio Festividad que data a principios del siglo XVII que consiste en venerar al santo patrono del pueblo en un recorrido por las calles.

    Día de la Virgen del Carmen

    17 de julio Celebración muy popular en San Luis Potosí trascendida al suroeste de Tamaulipas, que de igual manera se venera religiosamente y se practica con una pequeña procesión.

    Pastorelas de Santa Ana de Naola

    24 y 25 de Diciembre. Pastorelas en la localidad de Santa Ana de Naola, donde se celebra cada dos años la natividad de Jesús.

    Loading...