Acaba Aduana con el “jugársela al semáforo”

    Todos los carriles en los puentes, cuentan con báscula en el piso y sensores laterales que determinan si existe sobrepeso de cada vehículo y activan el semáforo fiscal. (Foto J. Claudio).

    Acaba Aduana con el “jugársela al semáforo”

     

                                                   Por Javier Claudio

     

                Mediante la implementación de modernos sistemas, los puntos de revisión de la Aduana de Nuevo Laredo quedaron reducidos a la posibilidad del cruce de mercancía no declarada y sus volúmenes de cantidad.

                De acuerdo a la información obtenida por parte de personal de sistemas de revisión de la propia Aduana, sensores y pesas ubicados en cada uno de los carriles de inspección determinan la marcación de los semáforos fiscales.

                El “jugársela al semáforos”, esto es pasar mercancía de manera subrepticia de lado americano y recurrir a la suerte de la marcación de la señal de tráfico de paso en el cerril, resulta hoy bastante difícil, señalo el empleado.

                Explicó que cada carril tiene al piso una plataforma de acero que opera al momento del cruce de cada vehículo, en tanto sistema con sensores en las laterales determinan la dimensión de la unidad, evalúa y determina lo que debe marcar el semáforo fiscal.

                “Marca rojo va a inspección y si es verde, se da el paso libre, pero esto proveniente de una evaluación de la plataforma de pesaje y los censores laterales de la unida motriz en circulación”, comentó el empleado de Aduana.

                Abundó al citar que el sistema detector  toma el tamaño del vehículo, el que es  cotejado a su vez en automático con un registró de archivo sobre tipos y pesos de unidades motrices, para así arrojar la pesadez que debe tener.

                El sistema incluye que al determinarse el volumen de la unidad, se incluya también el promedio del peso del conductor, el del equipaje “normal” que pudiera traer y si viene con algún acompañante o varios.

                “La toma de todos estos datos mediante la pesa y los sensores, dan entonces el aviso de sobrepeso, que activaría el semáforo fiscal en rojo para revisión o bien en verde para darle pase”, expresó.

                Acerca de la cantidad de marcación en rojo de los semáforos fiscales, en época de más alto flujo de circulación vehicular se monitorea desde la Administración General de Aduanas, y sería entre el 10 y el 15 por ciento.

    Loading...