LA MADRE TIERRA… *Provocan caos y destrucción en Australia…*… POR: Carlos Cortés Jr.

    LA MADRE TIERRA POR: CARLOS CORTÉS VELÁSQUEZ

    Australia es un país soberano de Oceanía, cuya forma de gobierno es la monarquía constitucional, federal y parlamentaria. El país, ocupa la principal masa continental de la plataforma llamada Sahul, además de algunas islas en los océanos Pacífico, Índico y Antártico. Los países más cercanos a Australia son Indonesia, Timor Oriental y Papúa Nueva Guinea, al norte; las Islas Salomón, Vanuatu y la dependencia francesa de Nueva Caledonia al noreste; y Nueva Zelanda al sureste. Australia es el sexto país más grande del mundo con una superficie de 7 millones setecientos cuarenta y un mil doscientos veinte kilómetros cuadrados.

    Su capital, Canberra, se encuentra en el Territorio de la Capital Australiana. La población del país en 2011 era de veintiuno y medio millones de habitantes, concentrados principalmente en las grandes ciudades costeras: Sídney, Melbourne, Brisbane, Perth, Adelaida y la capital Canberra. Australia ha estado habitada desde hace por lo menos cuarenta y seis mil años por los aborígenes australianos.

    Al día de hoy, en Australia, está ocurriendo un suceso que, dada su importancia y trascendencia en pocas horas se convirtió en una información de alcance mundial. Desde septiembre de 2019, decenas de fuertes incendios han afectado a diferentes regiones de Australia, el peligro persiste y el largo verano que queda por delante hace temer que sea la peor tragedia en la historia de este país y, tal vez, del mundo entero. La temporada de fuegos inició temprano y está siendo particularmente violenta.

    El fuego ha afectado al día de hoy alrededor de seis millones trescientas mil hectáreas, destruyendo más de dos mil quinientos edificios -incluidas más de mil trescientas casas- matando a 24 personas hasta el pasado 4 de enero de este año, junto con otros seis desaparecidos en el estado de Victoria. A ojos de algunos analistas se considera que ésta es una de las peores temporadas de incendios forestales de los que se tenga registro. En diciembre de 2019, el gobierno de Nueva Gales del Sur declaró estado de emergencia después de que las temperaturas y la sequía prolongada exacerbaron los incendios forestales. Además, se estimó que cerca de 500 millones de animales se vieron afectados por los incendios en curso

    Las autoridades australianas han pedido a 240.000 personas que evacúen zonas de alto riesgo por amenaza de incendios en el sur del país, en el Estado de Victoria. Las llamas han arrasado hasta ahora más de diez millones de hectáreas, en lo que es ya la peor temporada de fuegos forestales en la historia del país, por la gran superficie quemada, aunque en pérdida de vidas humanas fueron peores los incendios del 2009. Sin embargo, el primer ministro de Victoria, Daniel Andrews, ha pedido a la gente estar alerta y preparada para evacuar si se les pide hacerlo.

    “Incluso, con lluvia en Melbourne (capital de Victoria), con mejores condiciones pronosticadas para la próxima semana, hay un largo camino por recorrer en lo que ha sido una temporada de incendios sin precedentes. Por supuesto, sabemos que tenemos muchas semanas todavía por delante”, ha dicho Andrews en declaraciones recogidas por Reuters. Las autoridades de otros Estados afectados por los fuegos, como Nueva Gales del Sur y Australia del Sur, también han urgido a la población a estar alerta y a marcharse en caso de que sea necesario.

    Pero al menos 150 mil hectáreas han sido consumidas por el fuego en la isla canguro, isla que está ubicada al sur de Australia y es una de las zonas más afectadas por los incendios. El fuego se propagó desde el 20 de diciembre por las altas temperaturas y los fuertes vientos registrados en toda la región.

    Los incendios forestales son un peligro para todo lo que se encuentra en su camino, por lo que entrañan riesgos para la vida y la infraestructura urbana.

    Cuando un incendio forestal quema toda la vegetación de un área específica, debilita el contenido de materia orgánica del suelo y dificulta que éste absorba el agua, teniendo como resultado que pueda iniciarse un proceso de erosión. Los animales y los seres humanos no escapan de los efectos, pues muchos pueden perecer calcinados si no escapan a tiempo. Por otra parte, los incendios destruyen construcciones y ocasionan graves pérdidas materiales.

    Estos lamentables hechos ocurridos en Australia, dejan ver y sentir la vulnerabilidad del planeta y de los seres vivos, incluyendo al propio hombre. Estos acontecimientos deben ayudarnos a entender que tenemos que respetar al medio ambiente porque lo queramos o no, nuestro planeta es hoy el único espacio que tenemos para vivir, y si acabamos con el entorno, indefectiblemente, estaremos acabando con nosotros mismos.

    Loading...