Dejar de trabajar, un privilegio muy difíciL

Ningún aviso de suspensión de labores, recibieron albañiles sindicalizado, en la consideración que hay que trabajar para sobrevivir.

Dejar de trabajar, un privilegio muy difícil

 

                                               Por Javier Claudio

 

            El estado más difícil que guarda el sector laboral, es atender la recomendación de dejar de trabajar debido a la contingencia de salud y uno de los sectores es el de los albañiles, donde no se han girado indicaciones de suspender labores.

            Entrevistado algunos albañiles en una obra, hicieron saber que se verán en una situación complicada si se les gira la orden de dejar de trabajar en el Sindicato de Albañiles, pues no pueden dejar de recibir su ingreso que les sirve para sobrevivir el día.   

Fernando Aranda Hernández,  dijo que hasta la fecha no han tenido indicación del Sindicato de Albañiles de parar labores, tal vez en la consideración de las dificultades que en su mayoría tiene quienes se dedican a la obra de construcción.

“Realmente no sabríamos que hacer si nos dicen que le paremos la chamba, pues hay que mantener a la familia y pues aquí nos la estamos jugando”, dijo en tanto acomodaba el tapabocas, sin uso.

Aprobó la decisión del Sindicato de Albañiles de no suspender actividades, pues muchos no sabrían que hacer y finalmente se tendrían que conseguir otro empleo, aunque el riesgo sería el mismo.

   Rigoberto Santos, dijo que el dejar de trabajar, no todos lo llevan a cabo como lo indica la autoridad de Salud, pues “se vive al día” y no se pude sobrevivir de otra manera nada más que trabajando.

Dijo desconocer si algunas empresas constructoras habrían dejado de trabajar, sobre todo las de obra para gobierno, pero que ahí en esa obra particular todo seguía igual y no había ninguna indicación contraria.

Loading...