HIPÓDROMO POLÍTICO…..Gobernador de Tamaulipas: honrando su palabra……….POR CARLOS G. CORTÉS GARCÍA

    Gobernador de Tamaulipas: honrando su palabra

    Tamaulipas se ha preparado para enfrentar la pandemia del coronavirus, en las mayores afectaciones : lo sanitario y lo financiero.

    HIPÓDROMO POLÍTICO POR CARLOS G. CORTÉS GARCÍA

    • La estrategia del Gobierno de Tamaulipas, contra la pandemia del coronavirus, está siendo escrupulosamente cuidada.
    • Enrique Rivas Cuellar se mantiene en el Top Five de los alcaldes a nivel nacional.
    • El Subsecretario Poeta: ¿datos reales?
    • Rojas Díaz Durán: si no la controla que no la consuma.

    Tamaulipas se ha preparado a la velocidad de la luz para enfrentar la pandemia del coronavirus, en los dos aspectos que serán las mayores afectaciones por esta circunstancia: lo sanitario y lo financiero, aunque yo, como observador de los hechos que nos afectan y nos benefician, puedo asegurar que el grave, gravísimo problema que se le viene a México, será una seria crisis económica, que podría durar años, ante la manifiesta incapacidad de quien maneja el país.

    Y entonces, una vez brincada la crisis sanitaria, la del COVID-19, viene la bronca seria: el desempleo, la caída del Producto Interno Bruto, el cierre de empresas, la baja de las remesas, la perdida de la viabilidad financiera del gobierno federal y del país, aunque pretendan que con cambiarle el nombre a las cosas el daño pueda mitigarse.

    Y es que el nuevo pronóstico de crecimiento para la economía global, lanzado por el Fondo Monetario Internacional, es muy poco alentador: la recesión global por el coronavirus, Covid-19, será 30 veces más fuerte que la Crisis Financiera Internacional de 2008-2009.

    En su reporte de perspectiva económica global, el FMI estima que en 2020 la economía caerá 3% y la recuperación para 2021 puede implicar un crecimiento de 5.8% en la economía global; sin embargo, para que ese ‘rebote’ pueda materializarse, la pandemia deberá desvanecerse en la segunda mitad de 2020 y las medidas de apoyo tomadas por los gobiernos deberán haber evitado quiebras generalizadas, pérdida masiva de empleo y tensión de los sistemas financieros. Eso es a nivel global, aunque para México el escenario es terrible. Se habla de una caída del PIB que podría ser desde el 7%, en las perspectivas más conservadoras, hasta una dramática caída del 20%, de acuerdo a quien presente el análisis.

    El Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, honró su palabra y ha cumplido los ofrecimientos y compromisos con los tamaulipecos, de cara a la pandemia por COVID-19.

    Aunque no conocemos los alcances de la inminente crisis económica que viene, la consecuencia de la pandemia por Covid-19 será una de las recesiones económicas más severas que hayamos vivido en México. Los principales analistas ven al país en una situación muy frágil. Y mientras los gobiernos de prácticamente todos los países del mundo están tomando medidas para enfrentar la crisis, algunos con acciones de política monetaria los más ambiciosos, están tomando acciones de política fiscal. En lo que todos los economistas están de acuerdo es en que la medida inmediata debe ser apoyar a las empresas más frágiles para que no cierren y millones de mexicanos pierdan su empleo.

    ¿Cómo? Una de las estrategias puede ser que el Estado asuma el papel de comprador de último recurso para los sectores en mayor riesgo, lo que significa que el Gobierno reponga los ingresos por ventas perdidas para las micro, pequeñas y medianas empresas de los sectores de comercio al por menor, de servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas.

    Para ello, el Estado podría comprar, en forma anticipada, servicios que ya consume, y reponer la demanda durante tres meses, lo que equivaldría al 2,6% del PIB, que no es poca cosa. Ello evitaría que casi dos millones y medio de empresas, que emplean a más de 13 millones de trabajadores, quiebren y que sus trabajadores pierdan su empleo.

    El Gobierno Federal podría -además- inyectar dinero a la economía para reactivar el consumo lo antes posible, con medidas como aumentar las pensiones de adultos mayores en un 25 %, que es uno de los programas más avanzados, y donde será sencillo aumentar su dispersión o también crear un seguro de desempleo que dé al trabajador el 50 % de su salario hasta por seis meses. Ambos programas podrían costarle al Estado el 0.8% del PIB, según las estimaciones iniciales. El esfuerzo de enfocarse en los trabajadores formales se debe a la facilidad de su implementación y la velocidad que la acción requiere.

    Asimismo, para reactivar el consumo hay que inyectar recursos rápidos. Hay que poner dinero en las manos de la gente para que consuma lo antes posible. Si se pone a disposición de los trabajadores formales o se garantiza que las empresas no cierren y sigan pagando los salarios, el dinero llegará al resto de la economía a través del consumo.

    Al concluir la crisis sanitaria, la propuesta debe ser -pues- lanzar un gran plan de infraestructura, enfocado al transporte, los servicios de salud, de educación y urbana. Y existen versiones del plan, que incluso puede ser financiado por el sector privado. Esa es la receta de cocina, pero como del plato a la boca se cae la sopa, se debe construir este proyecto con cuidado, con liderazgo y con voluntad.

    En el país hay gobernadores que le han apostado a la inmovilidad, lo contrario que ocurre en Tamaulipas donde hoy están en servicio los 8 Hospitales COVID-19.

    También, debe abandonarse la restricción del superávit primario autoimpuesta por el Gobierno y utilizar la línea de crédito flexible que tiene México con el Fondo Monetario Internacional por 61,000 millones de dólares más los 158,000 millones de pesos que quedan en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios.

    Hace casi 90 años, durante la Gran Depresión, J.M. Keynes recetó que la única manera de salir de una crisis de esa magnitud es, precisamente, incrementando la demanda a través de una expansión significativa del gasto del Gobierno. Y cambiar la respuesta que nuestro Gobierno ha dado hasta hoy a la crisis, de tímida a generosa. Estamos ante lo que probablemente será la crisis económica más profunda de las últimas décadas y las respuestas deben ser proporcionales. Hasta ahora, la Federación ha desdeñado las recomendaciones de política económica que guiaron a gobiernos de izquierda durante más de 30 años e insiste en el dogma neoliberal de mantener “las finanzas públicas sanas”. Tiempo al tiempo.

    Por lo pronto, le puedo asegurar, que Tamaulipas va en la dirección correcta bajo el liderazgo y la batuta del Gobernador del Estado, Francisco García Cabeza de vaca, con una estrategia bien armada, coherente, multifuncional, real y que busca ayudar a todos los sectores de la sociedad tamaulipeca, sobre todo a los más vulnerables y a los productivos. Y aunque las críticas por la autorización por el empréstito solicitado al Congreso de Tamaulipas, no se han dejado esperar, sobre todo por aquellos “adversarios políticos”, como dice YSQ, el hecho es que el Gobierno de Tamaulipas va a estar listo y preparado con estrategias y recursos para aplicarlos en el momento en que sea necesario. Y con ello Francisco García Cabeza de Vaca, honra su palabra.

    Además, entre las acciones, están la construcción de los 8 hospitales temporales COVID 19, con 40 camas, cada uno, insumos, personal y equipos, como los respiradores, que ya han sido estregados y se encuentran en operación, atentos a como siga evolucionando la pandemia. Todo esto de ninguna manera va a evitar que a Tamaulipas no le pegue la crisis, pero si el tamaño del problema va a ser eminentemente menor que como va a ser para quienes durmiéronse en el sueño de los justos o a quienes la crisis los agarró comiendo milonga.

    PD. 1. Le comparto una noticia que, aunque es una muy buena noticia, ya no es sorpresa, porque esto ocurre regularmente en Nuevo Laredo. Enrique Rivas Cuellar, presidente municipal de aquella ciudad, se mantiene entre los 5 alcaldes favoritos, y más importantes, a nivel nacional, dentro de la evaluación de alcaldes de México. Y es que si Enrique Rivas Cuellar se encuentra en esa lista  es por el trabajo emprendido cotidianamente, pero, en especial, por las acciones emprendidas para mitigar el contagio de la pandemia COVID-19.

    Así lo asegura la empresa Caudae, quien realizó este levantamiento, y que preguntó a los mexicanos cómo evalúan el trabajo de su alcalde ante la actual emergencia sanitaria por el COVID-19.

    Nuevamente, el alcalde de Nuevo Laredo, sale bien evaluado entre los mejores alcaldes de México, lo que ya no es una sorpresa.

    Los cinco alcaldes mejor evaluados son: Miguel Bernardo Treviño, de San Pedro Garza García, en Nuevo León; Enrique Vargas, de Huixquilucan en el Estado de México; Manolo Jiménez, de Saltillo, en Coahuila; María Eugenia Campos, de Chihuahua, en Chihuahua; y Enrique Rivas Cuellar de Nuevo Laredo, en Tamaulipas. Los ciudadanos cuestionados, aprobaron las decisiones tomadas por los ediles para prevenir los efectos del coronavirus

    Rivas Cuellar, gobierna Nuevo Laredo y lo hace bien, en donde además de los problemas cotidianos de cualquier ciudad, se suman aquellos derivados de ser frontera, como los migrantes y la problemática social y económica específica de esas regiones.

    Enrique Rivas Cuellar ha sido un alcalde muy activo y más ahora, con la amenaza de la pandemia de coronavirus.

    Enrique Rivas Cuellar se ha distinguido permanentemente, por las acciones implementadas en todos los rubros, pero además, en estos tiempos de pandemia por coronavirus, ha estado preocupado y ocupado, generando estrategias de hondo calado social, como la aplicación del exitoso programa de empleo emergente y el reforzamiento de las medidas preventivas para evitar contagios, lo que ha aliviado la ocurrencia de grandes problemas adicionales en la ciudad que gobierna.

    ¿Así o más claro? Y yo insisto. Enrique Rivas Cuellar, desde su paso por el Congreso, primero, y después como alcalde, en su primera y segunda administración, ha dejado constancia permanente de que la fórmula exacta de la política empieza por la empatía, es decir, ponerse en los zapatos del otro, lo que sin duda ha hecho bien Rivas Cuellar, lo que le ha permitido, a lo largo de su carrera como servidor público, construir un sólido liderazgo basado en el bienestar de la gente.

    PD. 2.No cabe duda que el subsecretario de salud federal, Hugo López-Gattel, está aprovechando sus cinco minutos de fama. Y entonces, lo mismo ofrece entrevistas a las revistas del corazón que acude a encuentros poéticos. Y entonces con todo ello, nos queda la duda, de si la información que ofrece el funcionario cada tarde es correcta, o acaso él tiene otros datos. Ya veremos, ya platicaremos.

    Hugo López-Gatell, Subsecretario de Salud Federal, pasa de la ciencia al arte, la cultura y las revistas del corazón. ¿Y si estarán bien sus datos técnicos de contagiados?

    PD. 3. Alejandro Rojas Díaz Durán, el semipterno aspirante a la dirigencia nacional de MORENA, ex priísta, ex perredista, ahora sueña con ser gobernador de Tamaulipas. ¿No lo estará afectando el Coronavirus?

    Rojas Díaz Durán: si no la controla. De soñar con la dirigencia nacional de MORENA ahora sueña con ser Gobernador de Tamaulipas cuando ni tamaulipeco es. «¿De lo perdido lo encontrado?».

    Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @MXCarlosCortes.

    HIPÓDROMO POLÍTICO D.R. 2020

    Loading...