CLAROSCURO … La felicidad

Alejandro de Anda

LO CLARO. Cuando los políticos mencionan la frase “ya no me pertenezco”, sugieren que su motivo de vida es las causas del bien común.

La vida real es un panorama distinto, pero que efectivamente nos atañe a todos.

La invención del ciberespacio y el acceso a las redes que comparten conocimiento e interactúan de manera global, ha impulsado una despersonalización de la humanidad.

Hoy su identidad junto con la de 5 mil millones de seres humanos (que corresponde al 62,3% de la población mundial, de 8,000 millones, le pertenecen a la red de redes.

El manejo de datos personales y lo que vemos y compartimos, es menester la escrupulosidad en su cuidado derivado de la muy alta delincuencia cibernética.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas capacita y toma medidas específicas para reafirmar el compromiso de la gestión de riesgos y protección de datos con la implementación del Sistema de Gestión de Seguridad de la Información SGSI.

La seguridad digital observando los más altos estándares en seguridad de la información, es tarea prioritaria de la Máxima Casa de Estudios ante las amenazas cibernéticas.

LO CLAROSCURO. ¿Qué tan feliz es usted?

Todo –gracias a los ‘numerólogos’- todo se mide. Claro que quienes aspiran a puestos de elección popular, lo aprovechan en su beneficio.

Finalmente, el trabajo diario, la carga de estrés, la salud, los ingresos económicos, los logros académicos y otros factores ordinarios tasan sus resultados en un grado de satisfacción humana hacia el que todos pretendemos llegar.

Contar con patrimonio material, un salario rendidor y las cosas tangibles que nos permitan compararnos con nuestros iguales, nos llevan a cuantificar nuestro propio nivel de plenitud o satisfacción.

Por varios años Finlandia (país) encabeza la lista de las naciones más felices de la Tierra.

México -lo que nos ocupa-, es el país hispanoamericano (“latinoamericano” es un término francés acuñado a mediados del s.XIX, a decir de la historiadora

Guadalupe Jiménez) más feliz de esta masa continental. La aclaración era oportuna.

La ayuda a los demás como resultados de eventos que mueven a la sociedad hermanados; recordar la pandemia y los terremotos de septiembre entre otros, son factores que sensibilizan a la sociedad y le demuestran que hay otras maneras de ser felices brindando solidaridad.

La Gallup World Encuesta es la facultada para emitir este rango medible donde –ya dijimos- países nórdicos como Dinamarca, Suecia, Islandia y la líder Finlandia, encabezan las regiones más satisfactorias.

Bajos índices de corrupción, mayor PIB per cápita, mayor alza en la esperanza de vida, libertad para la toma de decisiones son los factores de jerarquía.

México ocupa en 2024 el lugar 25.

Avanza muchísimos puestos por encima de naciones como España o Francia.

Pero hay detonantes que marcan velos en las encuestas.

Los jóvenes, el espectro que debía ser mayormente atendido tiene drásticas disminuciones en su umbral de felicidad. A nivel mundial. Y esto tendría mucho de influencia, su gran dependencia de las redes sociales.

Según ‘The Guardian’, los jóvenes entre 15 y 24 años presentan un alto nivel de insatisfacción o ‘infelicidad’. A pesar de que los ejes rectores sean la escuela, la familia y el barrio, la tendencia en este rango de edades es negativa, al no presentar un panorama claro hacia su futuro.

Donde las redes sociales juegan gran papel. Las comparativas son odiosas.

Sin embargo la tendencia de ser un país con un buen nivel de felicidad permitirá arropar a una sociedad dinámica y con entusiasmo hacia un mejor futuro.

COLOFÓN: Aclaremos nuevamente. No debería mezclarse con los números que usan los que buscan adherirse a los puestos de elección, para sumar la felicidad individual a la obtención de votos. Los mexicanos somos felices… porque nos da la regalada gana. Como diría Chavela Vargas.

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

Check Also

Cuentas Claras … Incómodos en elección; sin pena y sin vergüenza

• – . Destaca el proselitismo en campañas, pero igual la desfachatez de algunos     • – …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *